Cap de Súnion (Àtica)

Cap de Súnion (Àtica)
Súnion! T'evocaré de lluny amb un crit d'alegria, / tu i el teu sol lleial, rei de la mar i del vent

dissabte, 22 de novembre de 2014

Miguel Hernández- Elegía

Miguel Hernández (1910-1942)
Elegía
En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo
Ramón Sijé, con quien tanto quería.

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

                                                             10 de enero de 1936

                                               [De El rayo que no cesa, 1936]


https://www.youtube.com/watch?v=RL_3R-QVLks    Joan Manuel Serrat 

Elegía
En Orihuela, su pueblo y el mío, se ha quedado novia por casar
la panadera de pan más trabajado y fino,
que le han muerto la pareja del ya imposible esposo.

Tengo ya el alma ronca y tengo ronco
el gemido de música traidora…
arrímate a llorar conmigo a un tronco:
Retírate conmigo al campo y llora
a la sangrienta sombra de un granado
desgarrado de amor como tú ahora.
Caen desde un cielo gris desconsolado,
caen ángeles cernidos para el trigo
sobre el invierno gris desocupado.
Arrímate, retírate conmigo:
Vamos a celebrar nuestros dolores
junto al árbol del campo que te digo.
Panadera de espigas y de flores,
panadera lilial de piel de era,
panadera de panes y de amores.
No tienes ya en el mundo quién te quiera,
y ya tus desventuras y las mías
no tienen compañera, compañera.
Tórtola compañera de sus días,
que le dabas tus dedos cereales
y en su voz tu silencio entretenías.
Buscando abejas va por los panales
el silencio que ha muerto de repente
en su lengua de abejas torrenciales.
No espero ver tu párpado caliente
ni tu cara dulcísima y morena
bajo los dos solsticios de tu frente.
El moribundo rostro de tu pena
se hiela y desendulza grado a grado
sin su labor de sol y de colmena.
Como una buena fiebre iba a tu lado,
como un rayo dispuesto a ser herida,
como un lirio de olor precipitado.
Y sólo queda ya de tanta vida
un cadáver de cera desmayada
y un silencio de abeja detenida.
¿Dónde tienes en esto la mirada
si no es descarriada por el suelo,
si no es por la mejilla trastornada?
Novia sin novio, novia sin consuelo,
te advierto entre barrancos y huracanes
tan extensa y tan sola como el cielo.
Corazón de relámpagos y afanes,
paginaba los libros de tus rosas,
apacentaba el hato de tus panes.
Ibas a ser la flor de las esposas,
y a pasos de relámpago tu esposo
se te va de las manos harinosas.
Échale, harina, un toro clamoroso
negro hasta cierto punto a tu menudo
vellón de lana blanco y silencioso.
A echar copos de harina yo te ayudo
y a sufrir por lo bajo, compañera,
viuda de cuerpo y de alma yo viudo.
La inaplacable muerte nos espera
como un agua incesante y malparida
a la vuelta de cada vidriera.
¡Cuántos amargos tragos es la vida!
Bebió él la muerte y tú la saboreas
y yo no saboreo otra bebida.
Retírate conmigo hasta que veas
con nuestro llanto dar las piedras grama,
abandonando el pan que pastoreas.
Levántate: te esperan tus zapatos
junto a los suyos muertos en tu cama,
y la lluviosa pena en sus retratos
desde cuyos presidios te reclama.


Segona elegia a Ramon Sijé, adreçada a la nòvia d'aquest, la fornera Josefina Fenoll. Ramon va morir de septicèmia la nit de Nadal de 1935.

Hernández, en una carta a Carles Fenoll de 29 de gener de 1936, deia: «Estoy a punto de acabar una segunda elegía sobre la muerte de Sijé y en ella la persona a quien me dirijo es tu hermana» i lamentava que aquest segon poema no havia pogut entrar a l'edició, tot just acabada d'aparèixer, d’El rayo que no cesa, a càrrec de Manuel Altolaguirre, a Héroe, Madrid, 24 de gener de 1936), on sí que apareixia la primera i més coneguda Elegía, que s’havia publicat aquell mateix gener de 1936 a la Revista de Occidente. De fet, Hernández confiava poder publicar aviat la segona en alguna revista; però almenys a la Revista de Occidente, CLVI (juny 1936), on van aparèixer dos altres poemes seus, aquesta elegia no hi era. 

Crec que no va aparèixer tampoc a la segona edició d’El rayo que no cesa, no autoritzada, a càrrec de Rafael Alberti com a homenatge a la mort d'Hernández, a Schapire, Buenos Aires 1942. I potser sí, però no n'estic segur, a la tercera edició, a càrrec de José María de Cossío, a Espasa-Calpe, Buenos Aires 1949. Sí que sembla que es va incorporar a l'Obra escogida. Poesía. Teatro, a càrrec de Vicente Aleixandre, Aguilar, Madrid 1952. En tot cas, jo la tinc en l’edició de Losada: El rayo que no cesa. Viento del pueblo. El silbo vulnerado, Losada, Buenos Aires 1963, que la inclou entre «Otros poemas (1935-1936)».

Els germans Fenoll (Carles, Efrem i Josefina) treballaven al forn familiar, al carrer de Dalt, 5, d’Oriola, que era també el lloc on es reunien i feien tertúlia amb Ramon i Gabriel Sijé i altres amics amb aficions literàries.]

Ramón Sijé era el pseudònim de José Ramón Marín Gutiérrez (Oriola, 1913-1935), escriptor, editor de la revista El Gallo Crisis. El seu germà, Justino Marín Gutiérrez, va adoptar el pseudònim de Gabriel Sijé.

Acabat de tornar d’un viatge a l’estranger, i encara consternat per la mala notícia de la mort de l’amic Andreu Garcia Trullàs. In memoriam.

4 comentaris:

  1. Hombre Don Miguel Hernández y su elegía......eso son palabras mayores , me la sé ( como mucha gente amante de la literatura ) de memoria su elegia , y la versión cantada por Serrat es simplemente apoteósica y no sólo la elegía , sio todo un disco entero que dedicó a Hernández .
    El poeta nacido en Alcoy y Garcia Lorca me lo he leído todo y varias veces , así que me sé todo acerca de su vida .
    Además creo recordar que ya le has dedicado en tu blog algo a Miguel , al menos me suena de haberte comentado.
    Me he alegrado mucho que le hayas escrito a este grandisimo poeta .
    Un saludo ¡¡

    ResponElimina
    Respostes
    1. Efectivamente, en mi modesto blog he dedicado algunas páginas a la peosía de Miguel. Y en concreto estas dos elegías ya las comenté el 2011, y si ahora las repesco es como homenaje póstumo a un amigo que se nos ha ido esta semana.

      Sobre gustos no hay nada escrito, y es de agradecer que Serrat dedicara álbumes a poetas como Salvat-Papasseit, Machado o Hernández. Sin embargo, personalmente opino que en algunas de sus versiones musicales no estuvo del todo acertado (sí lo estuvo, por ejemplo, en la 'Saeta' de Machado o en las 'Nanas de la cebolla' de Miguel. Pero en otras mi opinión -de lego- es algo más reticente. Sin embargo, el mérito de haber popularizado la obra de esos grandes poetas en sus canciones es un hito relevante en la discografía de Joan Manuel. Un abrazo!

      Elimina
  2. És esplèndida, però diria que com tota la bona poesia per mi és complicat. Veig que la inesperada mort de Ramon Sijé el porta a adoptar una actitud de rebel·lia, per acabar amb la il·lusió pel retorn de l'amic estimat.
    Hi ha moltes preguntes... No sé si Ramón Sijé tocava l'òrgan en alguna església, perquè diu: “En organos mi dolor sin instrumento” "Alimentando lluvias, caracolas"...

    Les "caracolas" que es refereix a l'instrument que feien servir per cridar als peons del camp a l'hora de dinar? I les pluges seran les tempestes en caure sobre el seu amic, quan es descompongui?
    Perquè en un primer moment, el poeta vol ressuscitar el cos mort de l'amic, fonent amb la natura.

    Moltes gràcies.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ja saps que tota bona poesia és complexa perquè és oberta, ja que deixa al lector l'oportunitat de fer-se la seva reinterprentant-la.

      Personalment, no em consta que Ramon toqués l'orgue; aquests versos, en efecte, parlen dels efectes de la descomposició sota terra dels òrgans vitals del cos del difunt, que juntament amb la pluja donen aliment a la terra, on també hi ha "conchas" i "caracolas". El cos de l'amic es fon amb la natura, i el porta, que el voldria "regresarte" només podrà fer-ho a través de la poesia.

      Gràcies, Josep

      Elimina

El vostre comentari és pendent de moderació. Cal signar-lo amb nom i cognoms. Gràcies.