Cap de Súnion (Àtica)

Cap de Súnion (Àtica)
Súnion! T'evocaré de lluny amb un crit d'alegria, / tu i el teu sol lleial, rei de la mar i del vent

dimecres, 19 d’agost de 2015

Lorca - Casida de la muerte oscura
















Federico García Lorca (1898-1936)
Casida de la muerte oscura

Quiero dormir el sueño de las manzanas,
alejarme del tumulto de los cementerios.
Quiero dormir el sueño de aquel niño
que quería cortarse el corazón en alta mar.

No quiero que me repitan
que los muertos no pierden la sangre;
que la boca podrida sigue pidiendo agua.

No quiero enterarme
de los martirios que da la hierba,
ni de la luna con boca de serpiente
que trabaja antes del amanecer.

Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que hay un establo de oro en mis labios;
que soy el pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

Cúbreme por la aurora con un velo,
porque me arrojará puñados de hormigas,
y moja con agua dura mis zapatos
para que resbale la pinza de su alacrán.

Porque quiero dormir el sueño de las manzanas
para aprender un llanto que me limpie de tierra;
porque quiero vivir con aquel niño oscuro
que quería cortarse el corazón en alta mar.


Casida de las palomas oscuras

Por las ramas del laurel
vi dos palomas oscuras.
La una era el Sol,
la otra la Luna.
«Vecinitas», les dije:
«¿Dónde está mi sepultura?»
«En mi cola», dijo el Sol.
«En mi garganta», dijo la Luna.
Y yo que estaba caminando
con la tierra por la cintura
vi dos águilas de nieve
y una muchacha desnuda.
La una era la otra
y la muchacha era ninguna.
«Aguilitas», les dije:
«¿dónde está mi sepultura?»
«En mi cola» , dijo el Sol.
«En mi garganta», dijo la Luna.
Por las ramas del laurel
vi dos palomas desnudas.
La una era la otra
y las dos eran ninguna.

[De Diván del Tamarit, publicat pòstumament el 1943]

















Antonio Machado  (1875-1939)
El crimen fue en Granada

          1. El crimen

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—

… Que fue en Granada el crimen,
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

          2. El poeta y la muerte

Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre, los martillos
en yunque— yunque y yunque de las fraguas.

Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.

«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban…
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

          3.

Se le vio caminar…
Labrad, amigos,
de piedra y sueño en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

















Rafael Alberti (1902-1999)
Balada del que nunca fue a Granada

Qué lejos por mares, campos y montañas
ya otros soles miran mi cabeza cana.
Nunca fui a Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos,
quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca vi Granada.
Dadle un ramo verde de luz a mi mano,
una rienda corta y un galope largo.
Nunca entré en Granada.
¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?
¿Quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada.
¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone
cadenas al habla de sus surtidores?
Nunca vi Granada.
Venid, los que nunca fuisteis a Granada;
hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca entré en Granada.
Hay sangre caída del mejor hermano;
sangre por los mirtos y agua de los patios.
Nunca fui a Granada.
Del mejor amigo, por los arrayanes,
sangre por el Darro, por el Genil sangre.
Nunca vi Granada.
Si altas son las torres, el valor es alto;
venid por montañas, por mares y campos.
Entraré en Granada.





Avui es compleixen 79 anys de l’assassinat de Lorca al barranc de Víznar. I la recuperació de la memòria històrica continua arraconada per un govern que mai no ha condemnat el franquisme. “Lorca eran todos”.

4 comentaris:

  1. García Lorca para mí el mejor de los mejores.......el grupo Jarcha fué un grupo protesta de la década de los 70 y sacó un tema de El crimen fué en granada que fué lo más..... y si es la Elegía a García Lorca .... brutal Ramón.
    Grande Lorca si señor .
    Saludos ¡¡

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muy grande Lorca, sí. Por eso indigna ver que en libros de texto modernos (Anaya, 2014) se ocultaban las circunstancias de su muerte: “murió en 1936 cerca de su casa” (y de Machado se decía que “se fue a Francia con su familia”); creo que ya retiraron esta edición, pero quien saba: donde menos se piensa salta la liebre...

      Ya en documentos oficiales expedidos en Granada en la postguerra podía leerse que Lorca “falleció en el mes de agosto de 1936 a consecuencia de heridas producidas por hecho de guerra”. Vergonzoso, como triste es que aún no se hayan podido recuperar sus restos (tal vez no interese); ni los de tantas víctimas de la represión que yacen en fosas comunes no identificadas, pese a la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007, pero sin presupuesto...

      Gracias pòr tus comentarios. Un abrazo!

      Elimina
  2. El 18 d'agost és el meu sant. Pobre Lorca, no ho sabia, o no me'n recordava.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Per molts anys (els sants tenen vuitada)!

      Elimina

El vostre comentari és pendent de moderació. Cal signar-lo amb nom i cognoms. Gràcies.